Terapia familiar

 

 

"El papel de la familia es de suma importancia, porque  es el centro del desarrollo  afectivo, cognitivo, social y físico de sus integrantes. Hay un complejo conjunto de relaciones significativas que tiene su  origen en generaciones anteriores".

 

 

Algunas de las circunstancias familiares merecedoras de atención terapéutica son:

  • Situaciones penosas y dolorosas, como pueden ser la pérdida o enfermedad de un ser amado, un divorcio, dificultades económicas, o algún fenómeno inesperado traumático, violencia intrafamiliar o cualquier otra experiencia penosa. Estos momentos difíciles, generan crisis que roban la estabilidad de la familia incrementando sentimientos negativos y displacenteros. 
  • También se generan crisis de desarrollo donde hay cambios significativos en el desarrollo físico y emocional de los integrantes de la familia, como el nacimiento de nuevos miembros de la familia, la  adolescencia, la menopausia,  la andropausia,  la vejez, etc. 
  • Lo mismo que modos nocivos de interacción y comunicación negativa de parte de uno o de la familia.